"Forma, palabra y materia en la Poética de Vallecas", exposición en el MUBAG

  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/rafael3/domains/cansinos.com/public_html/sites/all/modules/links/links_related.module on line 197.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/rafael3/domains/cansinos.com/public_html/sites/all/modules/links/links_related.module on line 433.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/rafael3/domains/cansinos.com/public_html/sites/all/modules/links/links.inc on line 1450.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/rafael3/domains/cansinos.com/public_html/sites/all/modules/links/links.inc on line 1450.
Sin respuestas
noticias
Desconectado
suscrito el: 26/04/2009

El Museo Bellas Artes Gravina acoge una exposición que recupera la Poética de Vallecas a través de la obra de artistas y poetas de la España de los años 30. Desde el 23 de febrero de 2011 hasta el 3 de julio

La muestra ha sido inaugurada por el presidente de la Diputación de Alicante, Joaquín Ripoll, acompañado por el comisario de la muestra, Jaime Brihuega, y por el coordinador de la programación expositiva del MUBAG, Juan Manuel Bonet.

 

Fragmentos de la crónica de Nacho Alted, publicada en http://www.lacronicavirtual.com/index.php/cultura/15002-artistas-de-arrabal

 

El MUBAG inaugura la exposición “Forma, palabra y materia en la Poética de Vallecas”. Se trata de una muestra de carácter multidisciplinar donde se recupera la obra de una pléyade de artistas de la España de los años 30 que entendía el paisaje como un concepto artístico nacional. La Escuela de Vallecas era una manera de estrechar lazos entre el arte plástico y la literatura, haciendo hincapié en los suburbios y los arrabales de Madrid, Toledo y Guadalajara.

La nueva exposición que acoge el MUBAG es un buen ejemplo de la estrecha y fructífera relación que ha habido siempre en España entre las artes plásticas y la literatura. La Escuela de Vallecas, cuyos agitadores más visibles fueron Alberto Sánchez, Maruja Mallo y Benjamín Palencia, resultaba eminentemente literaria. Concebían el arte como una confluencia entre la pintura y la escultura con la poesía, con las letras en general, hasta el punto de forjar una poética iconoclasta con el arrabal madrileño como protagonista, involucrando en la causa a poetas de la talla de Lorca, Alberti, Miguel Hernández, Neruda o Cansinos Assens, entre otros.

La época convulsa en la que se manejaban, tras el paso arrollador de las vanguardias, se prestaba a esta visión revolucionaria. Muerto el Modernismo, el final de los años veinte y el principio de la década de los treinta del siglo pasado dio paso al amanecer y el eclipse del Ultraísmo, un movimiento poético capitaneado por Cansinos Assens, que galvanizó tertulias como la del café Oriente, de la que era asiduo el escultor Alberto Sánchez, figura capital en la exposición “Forma, palabra y materia en la Poética de Vallecas”. De hecho, Cansinos realiza un retrato muy pictórico del escultor panadero en sus memorias: “Pero el más interesante de todos era Alberto, un hombretón de genio brusco, grosero, proletario, iconoclasta, que no reconocía ningún prestigio y pensaba que el arte plástico empezaba en él”, escribe el autor sevillano en La novela de un literato. De alguna manera, en esos encuentros intelectuales y en esos paseos por la periferia madrileña comenzó a fraguarse el tratado de la Escuela de Vallecas, una poética que tiene como objeto artístico los alrededores de Madrid, repletos de campos miserables y paisajes ocres y marrones. Los arrabales eran para La Escuela de Vallecas lo que Castilla para la Generación del 98, un concepto artístico nacional.

La exposición del MUBAG se compone de cerca de un centenar de piezas entre cuadros, dibujos, esculturas, fotografías y libros, pero hay cinco o seis obras que reflejan esta unidad de las artes de manera vehemente. La primera pertenece a Alberto Sánchez. Se trata del “Monumento a las campesinas”. Es una escultura anterior a la Escuela de Vallecas, pero que plasma muy bien la idiosincrasia de esta generación. “Es una pieza que ha aparecido hace poco, que no se conocía, en la cual se aprecia todavía la etapa postcubista, que Alberto aprende de un artista uruguayo llamado Rafael Barradas, muy cercano a Lorca, a Dalí, al Ultraísmo. Es un claro homenaje a las campesinas que nos lleva del arrabal a la realidad rural”, precisa Juan Manuel Bonet, coordinador de la programación expositiva del MUBAG.

RECUERDE QUE PUEDE HACER UNA BÚSQUEDA EN LA RED PARA LEER COMPLETOS LOS TEXTOS QUE PUBLICAMOS AQUÍ.